rusiA weBlog project

20.5.05

Carta

Estimado señor:

Quisiera aclararle desde este torpe principio el motivo de mi contacto. No obstante, eso no será posible. Las razones son múltiples. En principio, hay una cuestión insoslayable: no se, ni siquiera imagino, quien es usted, noble señor, a quien ahora escribo. Por otra parte, y sin animo de ofenderlo, no me interesa.
Sí puedo decirle que mi escritura se ha visto influida por los acontecimientos de los últimos minutos pero... ¿le interesa a usted lo acontecido en los últimos minutos de esta pobre existencia? Entiendo que no. Y en esa dirección, en el ánimo de no hacer de su tiempo un inútil fango de distracción de idiotas, es que procederé a lo que me atañe sin mas.
Pues bien, me encuentro en soledad a posteriori de una experiencia artística. Y debo decir, en honor a la verdad, de una muy intensa. Mi cuerpo enfermo se ha recompuesto sin mas, mi estimado señor, y las consecuencias de este acontecer no deben ser soslayadas por su excelentísima percepción.
Señor, he de decirle que seis cuerpos en movimiento continuo sobre el espacio del escenario pueden ser una fuerza de consecuencias incontrolables. Debe tomar debida nota de ello a fin de organizar su gobierno correctamente.
Hipótesis abierta: la fuerza de la voz y las palabras se expanden, los parches se contraen, los músculos se tensan, los cuerpos se regeneran.

Quisiera explayarme adecuadamente, pero la experiencia muerde todavía mis talones. Sepa disculpar lo vago de mi nota. No descuide el calor de estos intentos: aquello que se desvanece crecerá nuevamente.
Le esperan noticias. No piense, no será necesario.

Lo saluda

18.5.05


A ESTA FOTO NO LE CORRESPONDE DESCRIPCION